UN RINCÓN VIRTUAL QUE OBSERVA LA REALIDAD CON OTROS OJOS...

jueves, 21 de diciembre de 2017

EN MIS RATOS LIBROS (XXII): "PONGAMOS QUE HABLO DE JESÚS" (Óscar Fábrega Calahorro)

Exhaustivo, obsesionado con el dato y brillantemente desmitificador. No encuentro mejores calificativos para definir en pocas palabras al escritor Óscar Fábrega Calahorro (Almería, 1976). Y eso es lo que hace que sus obras sean densas y reflexivas, estén repletas de referencias y expongan los hechos desde una perspectiva imperiosamente crítica a nivel historiográfico. El autor, licenciado en Humanidades y amante de la filosofía, la antropología y los enigmas, huye del discurso dominante y no busca el aplauso. Busca la verdad. Y, muchas veces, esa verdad resulta incómoda para la mayoría. Especialmente, si tiene que ver con las cuestiones de fe, ya que pueden descubrirse cosas —sobre todo, falacias— que supondrían un duro varapalo para el creyente acrítico. En Pongamos que hablo de Jesús (Planeta, 2017), el autor nos invita a un viaje fascinante a través de la poliédrica figura de uno de los personajes más influyentes de la historia. Pero lo hace hurgando en la cara oculta, en esos aspectos controvertidos que se hallan descritos en el Nuevo Testamento. Busca entre líneas aquellos datos que para la mayoría pasan desapercibidos y saca a la luz las graves contradicciones que cometen los cronistas evangélicos. También bucea en las fuentes extrabíblicas para hallar posibles vestigios de su existencia histórica. Aunque en las más de 800 páginas del libro se adentra en otros terrenos inhóspitos, tratando de reflejar el enfoque mitista —que cuestiona la historicidad de Jesús— y de presentar al lector las múltiples lecturas e interpretaciones que tiene un personaje tan decisivo —y tan manipulado— en nuestro contexto occidental. Ciertamente, sabemos muy poco sobre Jesús. "El problema principal es que, dada la tremenda ausencia de material fidedigno, se pueden construir, con relativa coherencia, versiones contrapuestas de este mismo personaje. Y no digamos si relajamos el criterio y dejamos correr la imaginación", reconoce Fábrega en el prólogo de su excelente ensayo.

Desde su ateísmo, que confiesa abiertamente en las primeras páginas —"No creo. Soy un no creyente", afirma—, realiza una labor de investigación intachable (y envidiable para cualquier historiador y teólogo crítico). No se puede decir que sea un libro escrito desde la pataleta de un increyente enojado. Al contrario, es una obra muy currada, esclarecedora y sagaz. Fruto del sabio manejo de mucha y buena información y de bastantes horas de análisis y reflexión. Se agradece. Asimismo, desmenuza todas las versiones habidas y por haber sobre Jesús. Efectúa, a su vez, un delicioso recorrido por el judaísmo, el cristianismo primitivo, los Evangelios apócrifos, el Talmud, etc. Deconstruye certeramente muchas ideas que se han propagado durante dos milenios de cristianismo. Precisamente, los Evangelios están repletos de "ficciones religiosas", como él denomina a todos esos inventos y deformaciones añadidos por los autores de tales textos bíblicos, cuyo fin no fue otro sino adornar con elementos fantásticos a un Jesús que no tenía nada de especial. "Fue alguien insignificante. Uno más. Un judío marginal", asegura Fábrega.

Asimismo, los años perdidos de Jesús —su vida oculta— dan mucho juego para todo tipo de especulaciones. ¿Estuvo, quizá, en la India y se hizo budista? ¿Acaso viajó a Egipto y perteneció a alguna secta iniciática convirtiéndose en un fabuloso mago o taumaturgo? Fábrega examina todas estas fantásticas elucubraciones reflejadas en obras ocultistas, esotéricas y, supuestamente, reveladas que florecieron desde finales del siglo XIX. Son, según asegura, los 'apócrifos modernos'. "Pese a la falsedad manifiesta de todos estos documentos, merece la pena hablar un poquito de ellos, de sus autores y de sus extravagantes propuestas", alega. Y lo hace francamente bien, con el tono desmitificador que el asunto merece.

Jesús y el sexo, su relación con María Magdalena, la secta de los esenios, los milagros, la pasión, la resurrección, la tumba de Cachemira, el Libro de Urantia y muchos otros asuntos de vital importancia literaria, teológica e histórica son abordados con rigor por el autor con el ánimo de que el lector conozca a fondo todo lo que guarda relación con Jesús, tanto el personaje histórico como el mítico, y con el surgimiento y expansión del cristianismo. En definitiva, estamos ante una obra excepcional, que recomiendo absolutamente, y más en estas fechas navideñas —en pleno solsticio de invierno—, en las que los creyentes rinden culto a un personaje clave en el devenir histórico de los dos últimos milenios y que aún sigue despertando pasiones, encontronazos... y magníficos trabajos como el publicado por este tenaz investigador y escritor almeriense. Disfruten, pues, de su lectura, sea usted creyente o increyente, cristiano o devoto de otra confesión religiosa. Aprenderá y le hará pensar, que es lo que tiene que ofrecer un buen libro como el que nos ocupa. 


ÓSCAR FÁBREGA Y MOISÉS GARRIDO (19-11-17)

(Por Moisés)

1 comentario:

  1. Muchas gracias, queridos amigos. Todo un honor esta reseña, viniendo como viene de dos grandes estudiosos como vosotros. Eternamente agradecido!!!

    ResponderEliminar